.NAMASTÉ una reveréncia profunda hacia el otro y uno mismo:
“Mi alma honra tu alma. Yo honro el espacio en ti donde reside todo el universo. Honro la luz, el amor, la verdad, la belleza y la paz en ti, porque también está en mí. Y al compartir ésto estamos unidos, somos lo mismo, somos uno.”

TÉ un acto común en muchas culturas y tradiciones:
Una acción cotidiana, hospitalária y próxima que fomenta las relaciones humanas. Con propiedades revitalizantes, digestivas, tonificantes, estimulantes y/o relajantes. Nos ayuda a armonizar los cambios y concluir la práctica.