ME GUSTA
/ CONECTAR Y AYUDAR A LAS PERSONAS / APRENDIZ DE LA VIDA / AMOR INCONDICIONAL /
VOCACIÓN & DHARMA


 

Tengo la suerte de poder dedicarme a ella plenamente, a través de la enseñanza de las disciplinas orientales, que son mis joyas, y de este modo compartir mis aprendizajes. Gracias a estas sabidurías, he incorporado muchas verdades, la más presente en mí: “visualizar mis sombras para poder traspasarlas”.

A mis 21 años impulsé un proyecto sin ánimo de lucro que tenía por objetivo la práctica y expansión de las terapias y técnicas naturales. Esto sucedió tres años después de iniciarme al Reiki. Precisamente, con él se me abrió un mundo nuevo, inmenso, partícipe de las energías y del amor. Me sentía enormemente atraída a él y empecé a ir a talleres, formaciones, conferencias, retiradas…Al fin,  me especialicé en el canal energético con técnicas de imposición de manos. 

El Reiki, como práctica que atraviesa los cuerpos, me despertó la curiosidad por la consciencia y experiencias femeninas. En 2013 me formé con Miranda Gray, la autora de “Luna Roja”, y recibí la iniciación de “Moon Mother”. Desde entonces, esta mirada se expande a todas las disciplinas que enseño y practico.


El Yoga como dimensión profesional llegó a partir de la 
formación para profesores en la escuela Mandiram, en el 2014. Su filosofía me proporciona el conocimiento de la auto-práctica y el de la enseñanza; a su vez, me ayuda a encontrar la comunión entre el cuerpo físico y el cuerpo sutil desde la práctica consciente. Para mí, el yoga es un estilo de vida, un modus vivendi basado en el orden y la búsqueda de nuestra mejor versión. Su práctica requiere disciplina, compromiso y mucha constancia diaria. Eso me permite, día a día, la conexión conmigo misma y, por lo tanto, con el auto-conocimiento.

Especialmente conecto con el yoga hatha vinyasa, aunque me gusta practicarlo y conjugarlo con otros estilos, como el hatha raja yoga y el rocket yoga. En la escuela Mandiram también cursé Hatha vinyasa yoga, yoga prenatal &postnatal y el arte de ajustar. Además, he tenido el placer de realizar una inmersión Inner realization con Andrei Ram Om en Hatha Raja Yoga y ser alumna en Dharma Yoga con el reconocido discípulo de Dharmaji, el maestro Yoshio. Hoy por hoy, he superado las 500 horas de formación, llevo una vida de yogui y me siento la eterna aprendiz.

Como profesora de yoga quiero ofrecer la guía para el ejercicio simultáneo de la conexión y la desconexión con uno mismo y con el exterior; ofrezco el crecimiento personal y la abertura interior; también, una guía para el aprendizaje, basado en la escucha de la respiración y la consciencia del estar en un espacio concreto y tiempo presente. Mi camino no es distinto a cualquier otro yogui por lo que respecta a la búsqueda, de ahí que en clase me guste compartir impresiones, logros, reflexiones, sudor y esfuerzo; pero sí que me convierto en guía y orientadora, proponiendo una temática que presente distintas posturas, trabajo corporal físico y energético, reflexiones para llevar la mirada hacia dentro y practicar el control mental.

Algunos alumnos me han dedicado estas líneas sobre mis clases:

Pau Oliveras: “En una palabra: equilibrio. Entre el reto de lo básico y la determinación del desafío, entre el respeto y el conocimiento de los propios límites y la experimentación con lo desconocido, entre asanas, mantras, pranayama…Cada sesión, preparada conscientemente, proporciona una oportunidad para profundizar en todos los aspectos de la práctica del Yoga”.

Nalu: “Las clases con Cris son profundas y precisas, características que me ayudan a conectar con el presente, con mi ser y con la energía de la práctica colectiva. Pasamos por Pranayamas, filosofía, Asanas y reposo profundo. Es un proceso completo, intenso y placentero. ¡Gracias, Cris!”.

Maria Carvajal: “Hace dos años que empecé a practicar yoga. Cristina ha sido una maestra y guía desde el inicio. Practicar con ella me ha permitido conocer y disfrutar una visión holística del yoga. En cada sesión hay la dedicación a un nuevo aprendizaje que siempre empieza desde el interior de cada uno”.

Silvia Lorente: Cristina Jiménez Ribó, definició de terapeuta, mestra i acompanyant de l’ànima. En qualsevol dels espais terapèutics compartits amb tu, des de les sessions de ioga fins, fins a REA, passant per Reiki, dança o cafès, he trobat sempre un espai de llibertat i presència on he pogut anar descobrint-me en les meves facetes des de la companyia incondicional que sempre ofereixes. Gràcies per la teva mirada cap a la vida i cap a totes aquelles persones que hem tingut l’oportunitat de descobrir-te, gràcies per rebre’ns sempre amb els braços i el cor oberts!

 

¡GRÁCIAS POR COMPARTIR VUESTRA PRÁCTICA!
Namasté